Los cupones y su ocaso

Recuerdo perfectamente el entusiasmo que tuve al recibir un email hace años ya, de lo que parecía ser un spam en toda regla. Pero no, era algo diferente y que revolucionó el panorama. Los famosos: cupones. En si es sencillo de entender el sistema, cual eran sus ventajas y por que ha habido una caída en picado de estos. Pero lo explicaremos.

El nacimiento de un nuevo concepto: el cupón.

La publicidad vale dinero, eso esta claro. Que el restaurante “Delicatesen” quiera tener un cartel publicitario en plaza España, o una cuña publicitaria en la radio sabemos que cuesta un pico y no te asegura que tenga éxito ya que al fin y al cabo, no pueden probar el producto los consumidores; solo leer lo que te dice el agente publicitario, sin mas. Pero: ¿Por que no invertir dinero para publicitarse, pudiendo probarlo los futuros clientes? Esta idea (y si no una muy similar) fue el detonante por la que nacieron empresas que anunciaban en sus paginas a otras, con descuentos superiores al 50% para que probáramos sus productos. Pongamos un ejemplo para entender que todas partes ganábamos.

El restaurante antes mencionado tiene un menú degustación de 30€, pero claro, acaba de abrir y la gente pasa de el como de comer cristales. Así que recurre a estas empresas (Groupalia, Groupon, Letsbonus y así cientas que surgieron) en las que ademas de dar visibilidad al restaurante, se puede adquirir un cupón en el que tu pagas 15€ y puedes acceder a ese menú. El restaurante se embolsara uno 10€ aproximadamente, para cubrir gastos y poco mas. No hay ganancia pero ya hemos dicho que la publicidad no es gratuita. La empresa de cupones por gestionarlo se embolsa 5€. Y nosotros como unos señores, saldremos satisfechos al salir por esa puerta habiendo pagando 15€ por un menú que valía 30€.

Todos contentos: el restaurante invierte en publicidad, la empresa intermediaria se gana la vida y nosotros cenamos barato. ¡VIVA LOS CUPONES!

¿Entonces que ha sucedido?

Solo hace falta mirar las paginas para ver que el numero de restaurantes, peluquerías y otros servicios han ido menguando paulatinamente hasta quedarse los 2 o 3  de siempre,en una gran ciudad. ¿Que motivos hay de esta fuga?.

  • Los restaurantes (hablare de este servicio pero se globaliza a todos) han visto que con esta tecnica no aumenta sus clientes fieles, clientes que vuelven sin cupón. Solo pudo llegar a captar a “chupopteros”, clientes que van de cupón en cupón y tiro por que me toca.
  • Beneficios escasos incluso con perdidas: en el caso de muchos la ganancia era nula. Si le quitas lo que le das a la empresa mediadora e IVA, había perdidas. Si a eso le sumas que no tienes clientes fieles sin cupón, hace que la situación sea insostenible y tengas que cerrar, como le  ha sucedido a muchos.
  • Salida de la crisis: han sido alguno los negocios que al remontar la ventas a sus precios originales, no tienen que recurrir a ningún tipo de publicidad, por eso no necesitan ofertar cupones.
  • Mala praxis por parte de las empresas de descuentos. Y es que cuando nosotros adquirimos el descuento, el dinero va a parar a las arcas de estas empresas,que después que vamos al establecimiento, estos con el cupón en su poder les reclaman la cantidad acordada. Pero: ¿Y si se demora ese pago, habiendo una deuda que no pueden afrontar? Y eso es de lo que se quejan muchos establecimientos, que se les debe muchas mensualidades ascendiendo la deuda en algunos casos a varios miles de euros. Recientemente un artículo de EL PAIS se hacia eco de esta noticia, en la que los proveedores adeudados, temen por cobrar los miles de euros por la falta de liquidez de la empresa GROUPALIA, una de las mas conocidas por todos nosotros.

Todos estos motivos nos hacen ver el motivo de por que el ocaso de ese mundo idílico de los cupones, en el que por cuatro perras contadas pasabas un fin de semana con auténticos planazos. Al fin y al cabo todo termina estropeándose por lo mismo: la avaricia y egoísmo de las personas.

Posted by Doraemon

Un gato con olfato de perro para rastrear, y a su vez con ojo de águila para analizar. El híbrido perfecto.

Deja un comentario