Como evitar que la tarjeta de crédito te deje seco.


Esta semana hemos invitado a nuestros amigos de Creditoagil.es para que nos cuenten cómo elegir y usar nuestras tarjetas de crédito sin dejar seca nuestra economía.


Las tarjetas de crédito pueden ser una gran ayuda económica: Pueden ayudarnos a ahorrar mucho dinero en nuestras compras. O, por el contrario, se pueden convertir en nuestra peor pesadilla financiera: podemos estar pagándolas hasta el fin de nuestros días. La diferencia entre estas dos formas de ver las tarjetas de crédito se basa en la forma que tenemos de usarlas.

¿Sabías que en España hay tantas tarjetas de crédito como personas?

¡Esto suena alarmante! Pero suena mucho más alarmante si pensamos que, la mayoría de las personas que las utilizan, no tienen ni idea de cómo aprovechar sus ventajas. Esto hace que se pasen la vida pagando la deuda de la tarjeta de crédito, en lugar de ahorrar gracias a ella.

Si tienes una tarjeta de crédito o estás pensando en solicitar una, te recomiendo que te quedes a leer más. Queremos mostrarte de qué forma puedes aprovechar las múltiples ventajas de las tarjetas de crédito, de manera que consigas ahorrar dinero usándolas, en lugar de gastar más.

¿No sería genial poder disfrutar de descuentos, promociones, regalos y, en definitiva, ahorrar cuando utilizas tu tarjeta de crédito? Es posible si sabes cómo, y a continuación vamos a ver cómo puedes conseguirlo.

Muchas más ventajas de las que crees.

Muchas personas creen que las tarjetas de crédito solamente tienen dos ventajas: puedes disponer de dinero a crédito y puedes pagar de forma aplazada. Sin embargo, las ventajas de las tarjetas de crédito van mucho más allá. Por ejemplo, si las utilizas bien, puedes ahorrar mucho dinero con ellas.

Veamos de qué forma.

¿Cómo pagas?

Cuando utilizas una tarjeta de crédito, tienes dos opciones para pagar las compras que realices con ella. Vamos a ver cuáles son estas formas de pago:

Pago fraccionado

La primera forma de pagar con la tarjeta de crédito es realizando un pago fraccionado. Esto significa que compras hoy un teléfono móvil, y puedes pagarlo a plazos cada mes. Sin embargo, de esta forma, las tarjetas te cobran unos intereses en cada uno de los pagos. Por lo tanto, si el móvil te costó 200€, y pagas de forma aplazada, el móvil te saldrá mucho más caro debido a los intereses.

Pago único

La segunda forma de pagar con las tarjetas de crédito es pagar de una sola vez toda la deuda. Esta forma de pago no incluye intereses. De ese modo, hoy compras un móvil de 200€, y el día del siguiente pago (a principios del mes siguiente, por ejemplo), pagas 200€.

¿Y cómo me hace ahorrar pagar más tarde? A continuación, veremos por qué motivo, puedes ahorrar dinero si pagas de un solo pago toda tu deuda.

¿Qué incluye la tarjeta?

Si tienes una tarjeta de crédito, quizás te hayas percatado de que, muchas de ellas incluyen ventajas como seguros gratuitos, descuentos en establecimientos, devolución de un porcentaje de tus compras, etc.

Seguros gratuitos

La mayoría de tarjetas de crédito incluyen seguros gratuitos. Por ejemplo, puede que tu tarjeta incluya un seguro para tus compras, de forma que te devuelvan el dinero si, por ejemplo, tu aparato se rompe en los primeros días desde que lo compraste. Otro seguro muy común en las tarjetas de crédito es el de viaje: si pagas tus vuelos con la tarjeta de crédito, puedes disfrutar de seguro de viajes gratuito, etc.

Descuentos en establecimientos

La mayoría de tarjetas de crédito contienen una lista de establecimientos en las cuales te hacen descuentos por tus compras. Imagina que tu tarjeta de crédito te hace descuentos del 10% en tus compras en la tienda de electrónica “x”. Todo lo que compres en esa tienda con la tarjeta, te hará ahorrar un 10%. ¡Imagina lo que puedes ahorrar en rebajas!

Devolución de un porcentaje de tus compras

También existen tarjetas de crédito que te ofrecen la opción de devolverte un porcentaje de todas las compras que realices a lo largo del mes. Imagina que, teniendo el dinero para hacer el pago único, utilizas la tarjeta de crédito para tu compra en el súper, tu gasolina, etc. ¡Podrás ahorrar ese porcentaje cada mes!

Cómo evitar caer en las trampas de las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito son un producto financiero muy jugoso y llamativo. Nos permiten disponer en cualquier momento de dinero que no nos pertenece. Sin embargo, a veces nos olvidamos de este último hecho. Por eso, aquí van algunos consejos simples para no caer en las “redes” de las tarjetas de crédito.

Recordar que debes devolver el dinero

Las tarjetas de crédito nos permiten disponer del dinero que necesitamos en cualquier momento, lo que resulta muy cómodo. Pero debemos tener presente que el dinero que utilicemos, lo tenemos que devolver.

Tratar de utilizar siempre el pago único

Tanto si utilizamos la tarjeta para disfrutar de las ventajas de ahorro que mencionamos o los seguros, como si las utilizamos porque en el momento no disponemos del dinero suficiente para pagar la compra, debemos tratar, siempre que sea posible, de utilizar el pago único. Este pago no genera intereses, por lo que no estaremos añadiendo una carga extra.

Pagar las cuotas más altas posible

Aunque nos parezca muy cómodo gastar 1.500€ con nuestra tarjeta de crédito e irlo pagando a razón de 50€ mensuales, porque es el mínimo exigido, debemos evitarlo a toda costa. ¡Precaución! Esto es muy importante. Cuando realizamos la devolución del dinero de nuestra tarjeta de crédito, debemos pagar las cuotas más altas que nos podamos permitir. Por si acaso no hayas entendido muy bien este consejo, a continuación, te voy a poner un ejemplo. En caso de que lo hayas entendido, puedes seguir al siguiente punto:

EJEMPLO: Imagina que utilizas lo que hemos dicho arriba: 1.500€ de tu tarjeta de crédito. Imaginemos que tu tarjeta tiene un interés del 21% TAE. Para entender este ejemplo debes saber que las tarjetas de crédito cobran el porcentaje de intereses en base a la deuda que te queda pendiente. A continuación, vamos a ver qué pasaría si pagases 50€ mensuales para pagarlo “cómodamente”.

El primer mes, tu deuda es de 1.500€. Si la TAE es del 21%, quiere decir que cada mes te cobrarán un 1,75% de interés. El primer mes, como tu deuda es de 1.500€, los intereses serán 26,25€. Por lo tanto, de los 50€ que pagas, solo estarás eliminando de tu deuda 23,75€.

El segundo mes, tu deuda es de 1.476,25€. Te cobran el mismo porcentaje de interés, por lo que este mes los intereses ascenderán a 25,83€. De los 50€ que pagas, solo estarás pagando 24,17€ de deuda.

El tercer mes, tu deuda será de 1.452,08€. Los intereses serán 25,41€ y eliminarás de tu deuda 24,59€.

Por lo tanto, después de 3 meses, en los que habrás pagado ya 150€, solamente habrás eliminado de tu deuda 73,51€ y seguirás pagando una gran cantidad de intereses.

Sin embargo, veamos qué ocurriría si te pudieses permitir pagar una cuota de 200€ para deshacerte de la deuda más rápido:

El primer mes, tu deuda es de 1.500€ y los intereses de 1,75%. Pero si tú pagas 200€, aunque sean 26,25€ de intereses, estarás eliminando de la deuda 173,75€.

El segundo mes, tu deuda será de 1.326,25€. Los intereses serán de 23,21€ y estarás eliminando de tu deuda 176,79€.

El tercer mes, tu deuda será de 1.148,46€. Los intereses serán 20,10€ y habrás eliminado de tu deuda 179,9€.

Después de 3 meses en los que habrás pagado 600€, habrás eliminado de tu deuda 530,44€, y como puedes ver, los intereses habrán descendido notablemente de mes a mes.

Por este motivo, es importante que cuando no puedas pagar de una sola vez toda tu deuda, lo hagas con las cuotas más altas posibles: terminarás antes de pagar, no se “eternizará” y pagarás mucho menos en intereses.

Conocer los beneficios de tu tarjeta de crédito

Conocer los beneficios que tu tarjeta aporta es muy importante. Te ayuda a saber cómo puedes ahorrar con ella. Si tiene seguros gratuitos, si ofrece descuentos en qué establecimientos, etc.

Cómo elegir la tarjeta de crédito apropiada para ti

Existen multitud de tarjetas de crédito en el mercado. Unas con intereses más altos, otras con intereses más bajos. Algunas incluyen seguros gratuitos y otras no. Algunas conllevan un gasto anual, otras tienen cuota anual gratuita, etc.

Saber elegir la tarjeta que más te conviene, es la clave para conseguir aprovechar las ventajas que ofrecen estas tarjetas. Para esto, existen comparadores de tarjetas de crédito como el de Creditoagil.es, donde puedes encontrar una selección de tarjetas de crédito que puedes solicitar online. Podrás disponer de la tarjeta de crédito que deseas, realizando una solicitud simple y rápida.

Por lo tanto, si estás interesado en encontrar una tarjeta de crédito a medida, te recomendamos que visites el comparador de Creditoagil.es y aproveches sus ventajas, siguiendo este enlace.

Posted by Garfield

Garfield es un gato callejero, co-fundador del Blog El Gato Ahorrador al que le gusta leer, auto-aprender y otras muchas cosas.

Deja un comentario