1 euro 166 pesetas; sé un “consumista responsable”

 Soy joven, de hecho nací en los ochenta, o sea que soy un millenial como nos llaman ahora, pero me siento como el abuelo cebolleta cuando pienso que mis primeros sueldos los cobré en pesetas.

 

Niño y peseta

Si tienes alrededor de 20 años esto será para ti cuentos de viejos, y no sabrás que un chicle valía un duro, o sea, cinco pesetas y con mil pelas ibas a cenar un bocata de calamares y al cine con tus palomitas.

A veces, cuando pierdo el norte con los gastos y caprichos, convierto a pesetas el precio y así, al ver tantos ceros, recupero la perspectiva. Por ejemplo, 200€ pueden parecer un precio razonable, pero cuando pienso que son casi 40.000 de las antiguas pesetas, hace que me piense dos veces el desembolso.

Me gusta pensar en pesetas antes de hacer un desembolso; eso me ayuda a ponerle valor al dinero.

¿Ahorrador o rata?

Una de las claves para ahorrar es valorar correctamente el dinero que gastamos. Yo he descubierto que, como norma, gastamos alegremente las cifras que rondan los 20€. Así que la mayor parte de la gente no valora las cantidades inferiores a esta.

Todo depende del contexto, claro. En el libro Ahorra y se feliz, del que hablamos al inicio de este blog, su autor exponía un ejemplo para ilustrarlo, os lo cuento. Imagina que necesitas un  “boli bic” de toda la vida. En la tienda de abajo te lo venden a 20€ ( una barbaridad, es para ilustrar). Sin embargo, en un centro comercial, al que hay que ir en coche o bus, cuesta 1€.

¿Donde lo comprarías?
A no ser que te fuera la vida en ello, la respuesta es clara.

Ahora imagina que quieres comprar un televisor y junto a la papelería del barrio tienes una de electrodomésticos. La tele vale 719€, y en el centro comercial 700€.

¿Irías hasta el centro comercial por ahorrarte 19€? La mayoría de la gente no. Pero siguen siendo 19€, 3166 pesetas de diferencia. Sin embargo no le damos el mismo valor.

No estoy haciendo apología contra el comercio de cercanía, no me lapidéis todavía. Sin embargo sirve para ilustrar la idea. A veces luchamos a brazo partido por ahorrarnos 1€ en la compra de un artículo, o de la cesta de la compra, y sin embargo luego dilapidamos el dinero ahorrado en cualquier adminiculo


Cartera y gato

Sé un “consumista responsable”.

Me gusta el consumismo. Me gusta salir de tapas, darme un capricho, y además dinamiza la economía y genera empleo.

Pero hay que hacerlo de manera responsable, no sólo por tu bolsillo sino por el sentido común y la cantidad de residuos que eso genera.

Por eso me gusta pensar que soy consumista, si, pero responsable. Y mi consejo es que antes de dejarte llevar por el desenfreno de las ofertas te plantees si lo necesitas y si es tan buena oferta.
Esa es la filosofía de nuestro blog. Si has navegado por otras webs de ofertas y chollos te habrás dado cuenta que sólo te inundan con ofertas y códigos de descuento de objetos, a veces con dudosa utilidad, que muchas veces suponen poco o ningún ahorro.

Nosotros publicamos sólo aquello en lo que creemos.

En definitiva: Valora el dinero que gastas y aprovecha las ofertas pero no te dejes llevar por la euforia.

Eso intento hacer yo, y por eso, me gusta volver a pensar en pesetas antes de hacer una compra.

Posted by Garfield

Garfield es un gato callejero, co-fundador del Blog El Gato Ahorrador al que le gusta leer, auto-aprender y otras muchas cosas.

1 comment

Deja un comentario