Alojamiento Low Cost

Ahorra aprendiendo a viajar low cost (parte 2): El alojamiento.

Las claves para conseguir un alojamiento “low cost”.

En el anterior articulo de esta serie hablamos de como planificar nuestro viaje para que se ajuste al presupuesto mas bajo posible. En esta nueva entrada vamos a desvelar algunos pequeños trucos y consejos para conseguir mantener el presupuesto en cintura buscando un alojamiento económico. Así que siéntate y toma nota.

 

 

Primer paso: Mentalízate.

Ranitas de vacaciones

¿Turista o viajero?

Turista vs viajero.

La línea que separa un viajero de un turista es fina y difusa. De hecho, hay quien se comporta como un turista puro y duro (eso es con su pulserita, grupo organizado siguiendo al del paraguas amarillo etc…) y quién por contra es un auténtico viajero y aventurero, de los que van con su mochila a cuestas, duermen en albergues y no se duchan en días. Pero la mayoría de los demás nos comportamos, a veces como turistas y a veces como viajero.

Pero cuando viajas low cost, y salvo ofertas puntuales, tienes que desterrar la mentalidad de alojarte en un 5 estrellas todo incluido, de visitas guiadas y cosas por el estilo. Normalmente, cuando comienzas una aventura de este tipo tienes que mentalizarte a ser más un “viajero” que un “turista”, ya que el objetivo de tu viaje suele ser visitar lugares, conocer rincones y, por supuesto, gastar lo mínimo posible.

Bien, puesto que tus necesidades de alojamiento son básicamente un lugar donde dejar tus maletas, ducharte y dormir, tus objetivos principales a la hora de buscar alojamiento han de ser:

  • Seguridad de la zona.
  • Limpieza.
  • Ubicación.
  • Precio.
La seguridad en la zona.

Fíjate en la lista que he elaborado ahí arriba. El precio, aunque es un viaje low cost, lo he puesto en último lugar. Para mi es importante, pero no lo mas importante. Lo primero que tienes que asegurarte es que la zona en la que vas a estar hospedado es una zona segura, que te permitirá llegar a casa de noche sin riesgo para ti y los que te acompañan.

¿Cómo puedes saber que tal zona es? Básicamente documentándote en internet. Tienes cientos de lugares, en castellano y sobre todo en ingles, donde otros viajeros escriben sus experiencias.Por ejemplo, en mi último viaje a Nueva York, usé un mapa que encontré en la red buscando “NY Safety Map” en la cual clasificaba las zonas por su criminalidad, y me ayudó mucho a encontrar un lugar en un barrio que nos encontráramos a gusto.  Que te quede claro: la seguridad tiene que estar por encima del precio. Sino, tu viaje puede cumplir lo de “lo barato sale caro”. No hay nada peor que sufrir un atraco o robo fuera y lejos de tu casa, y tener que movilizar toda la operativa necesaria para volver a la normalidad.

La seguridad tiene que estar por encima del precio. Sino, tu viaje puede cumplir lo de “lo barato sale caro”.

Limpieza.

Hay poco que decir a este respecto. Nuestro alojamiento tiene que estar lo suficientemente limpio para que no volvamos a casa con hongos o picotazos de algún indesesable insecto. En otro post os cruentaré mi “truco” (tampoco es que haya descubierto la penicilina) para que no me la “den con queso” a la hora de elegir mi alojamiento. Sin embargo, una recomendación personal: yo siempre viajo con una toalla de microfibras (que pesa poco), un juego de sabanas y unas chanclas para la ducha. No es lo ideal tener que usarlo, pero no ocupa tan apenas espacio en la maleta y me ha sacado de algún apuro cuando el sitio era peor de lo que me esperaba.

 

Ubicación.

Normalmente es mas fácil encontrar alojamientos de mayor calidad y mejor precio si te alejas de las zonas excesivamente turistas o céntricas. Los centros de las ciudades suelen ser edificios viejos, y si esta bien restaurado, casi seguro que será un lugar tipo de “lujo”. No es una regla exacta, pero suele cumplirse. De todas formas, tampoco te alojes demasiado lejos del lugar que vas a visitar. El tiempo también es un recurso limitado, y por supuesto, el transporte no es gratis. Así que evalúa estos factores antes de lanzarte a reservar.

Yo suelo abrirme Google Maps y ver los transportes de la ciudad, si hay metro, bus, y que distancia está de mi alojamiento.

Precio.

Y no hay mucho que decir al respecto. Fíjate que es el último punto del que hablo, porque si quieres tener un viaje placentero, te pido que tengas muy en cuenta los anteriores. Con respecto al precio, esta claro, a mas barato, mejor. No obstante, asegúrate de qué incluye el precio, si hay tasas turísticas, y según en que web reserves, contratar con cancelación gratuita puede ser mas caro que si no dejas opción a cancelar.  Dependerá de lo seguro que estés de que nada te va a chafar el viaje, pero recuerda, los imprevistos suceden.

 

Los tipos de alojamiento: Buscando lo que mejor encaje con nosotros.

Hostal en ruinas

Intentaremos conseguirte algo mejor que esto para tu próximo viaje.

Escoger tu alojamiento no es tan simple como decidir precio y zona. A día de hoy hay tantos tipos de alojamiento como gustos, podría decirse.

¿Cuáles son los mas comunes?

HOTEL

Este es EL ALOJAMIENTO. La definición clásica de alojamiento. Como todo, tiene sus cosas buenas y malas:

Pros: Tener “todo hecho” (limpieza de habitación, baño…) una recepción que atienda tus consultas, es algo mas formal.

Contras: Poca flexibilidad, precios algo mayores y no suele existir la posibilidad de cocinar, con lo que tienes que “comer fuera” siempre, con su mayor gasto en consecuencia.

Algunas webs de referencia. Para mi, la imprescindible es booking.com, además de buenos precios tiene un servicio de atención telefónica excelente. Luego suelo comparar precios en Trivago y Centraldereservas.com. Con esta última tengo cierta predilección por eso de ser de mi tierra.

Otra opción, aunque destinada a escapadas más de “andar por casa” es la web SUBASTA DE OCIO. Desde aquí puedes pujar por ofertas de escapada se rurales, noche se de hotel, en su mayoría nacionales, con un precio de salida de 0€. Una web muy interesante a tener en cuenta.

Una advertencia: si no habéis salido de España, la calificación de estrellas a las que estáis acostumbrados, la nacional, se puede parecer poco o nada a la del país que vayáis (normalmente a peor fuera de España) así que no os sorprendáis si vais a un 2 o 3 estrellas y os parece de lo mas cutre. Por cierto, tampoco os sorprendáis si os ofrecen habitaciones con baño compartido, que por cierto el ahorro suele ser sustancial (recuerda, lleva tus chanclas :D). De todas formas es algo muy personal y que mucha gente no esta dispuesta a sacrificar.

APARTAMENTO.

También entra en la opción clásica de todo “españolito” promedio. ¿Quién no ha ido a la playa al apartamento de su… (ponga aquí el pariente, amigo o conocido que desee)? Hoy en día es posible conseguir apartamentos en casi cualquier ciudad del mundo y es una buena opción si viajáis en grupo (recuerda las ventajas del “número 4″ en mi post anterior)

Lo bueno, podrás comprar algunos víveres básicos y desayunar en casa, hacerte un bocadillo para el día, o cenar por la noche. Todo un ahorro.

Contras, tenerte que hacer tu la cama, fregar los cacharros que manches, y no tener una recepción (normalmente) a la que acudir si tienes un problema. Seguramente  tendrás el teléfono del dueño y tendrás que apañarte para entenderte con él.

¿Dónde encontrar apartamentos? Booking ofrece algunos apartamentos, pero las webs de “referencia” para esto son Airbnb y Wimdu. Funcionan parecido y con buenos precios. Ten en cuenta que muchos de estos apartamentos son directamente con particulares.

Un consejo: revisa bien las condiciones de cancelación, tanto tuyas como las del propietario, para evitar sorpresas. Recuerdo que una vez leí un post en un foro de unos viajeros que al llegar a Nueva York se encontraron que el propietario había cancelado la reserva a última hora y no se habían enterado. Imaginad que nervios y que roto en el presupuesto.

BED AND BREAKFAST.

O en castellano, cama y desayuno. Este tipo de alojamiento que se ha puesto de moda últimamente consiste, en su pura esencia, en alojarte en casa de un particular que te ofrece una habitación, normalmente con baño compartido, y la posibilidad de desayunar allí.

Es verdad que las casas en las que compartes con el propietario, como tal, son las menos, y lo que más abunda suelen ser casas enteras destinadas a este fin y gestionadas, muchas veces, por empresas. Los precios suelen ser competitivos y si eres sociable, se puede conocer a gente en las zonas comunes, como en el comedor o salas de TV.

Airbnb incluye muchos alojamientos de este tipo.

HOSTELS, YOUTHTELS, ALBERGUES Y ASÍ POR EL ESTILO.

A efectos prácticos suele haber poca diferencia con el B&B.

Quizá la puntualización sería sobre los dormitorios compartidos. En algunos hostels y albergues ofrecen este tipo de alojamiento. Son literas para 6-12 pax. y pueden ser mixtos o masculinos/femeninos. Suelen tener taquillas a para tus pertenencias. Quizá una buena opción si viajáis en grupo y podéis llenar una habitación vosotros solos.

OTRAS ALTERNATIVAS “MUY ALTERNATIVAS”.
Gato en un sofá.

Puedes dormir en algún sofá cual gatete.

Hasta aquí os he presentado alternativas más o menos normales, pero aún os podéis “salir del tiesto” y decantaros por algunas opciones menos habituales.

  • Couchsurfing.

Hay quien ofrece incluso sus sofás a pedir posibles huéspedes. Una plataforma dedicada a esto es www.couchsurfing.com y ofrece la posibilidad de viajar de “sofá en sofa” incluso sin pagar, a cambio de ceder el tuyo a otros viajeros.

  • Aprovecha los viajes.

Otra forma socorrida de ahorrar y recortar alguna noche es aprovechar los desplazamientos. Si tienes que hacer desplazamientos largos entre ciudades, escoge horarios nocturnos de tren o bus y aprovecha a dormir. Te ahorrarás una noche de hotel.

  • Duerme en el aeropuerto.

Si algún viaje te coincide con horarios intempestivos, como a veces sucede con las compañías low cost, en lugar de coger un taxi y meterte en una ciudad que no conoces en plena noche, “acampa” en el aeropuerto. Con las debidas precauciones podréis echar una cabezadita sin problemas y aprovechar el día siguiente para ver la ciudad.

Claro, esto son medidas “extremas” y que no valen para toda una semana, pero si para una o dos noches durante tu viaje, que al final es un dinerito que te ahorras. La clave está en que optimices tus recursos para poder sacar lo máximo del mínimo presupuesto.

Y como no me quiero extender de aquí porque se quedaría un post demasiado largo, en la próxima entrada os hablaré de las precauciones a la hora de reservar en línea. Asi que ya sabes, suscríbete a nuestras actualizaciones, síguenos en Facebook, Twitter o Instagram o únete a nuestro Telegram @gatoahorrador (http://telegram.gatoahorrador.com) para no perderte la próxima entrega de “Viajando LOW COST” ni ninguna de las promos y ofertas del blog.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Posted by Garfield

Garfield es un gato callejero, co-fundador del Blog El Gato Ahorrador al que le gusta leer, auto-aprender y otras muchas cosas.

Deja un comentario